Acostumbrado siempre a trabajar en sistemas Windows es lo que tiene, que derrepente te ponen delante un sistema GNU/Linux y te toca instalar una impresora en Red Local.

En Windows es de lo más sencillo. Casi todo ya viene configurado y a la impresora solo le falta hacer clic derecho con el ratón y darle a compartir. Posteriormente cada equipo de la misma Red Local verá la impresora como compartida.

Continuar